Más de 50.000 estudiantes están desvinculados del sistema de educación

Skip to main content

El Ministerio de Educación informó que 50.814 niños, niñas y jóvenes se han desvinculado del sistema de educación el año 2023. Esto equivale a una tasa de de 1.66%, 0,2 puntos porcentuales más respecto al año pasado y a  las tendencias anteriores a la pandemia.

La desvinculación escolar es un fenómeno sistémico que ocurre cuando se rompe la relación entre un estudiante y la escuela y, en consecuencia, el estudiante abandona sus estudios quedando fuera del sistema educativo. Se mide a través de la tasa de incidencia que refiere a la cantidad de estudiantes que se encuentran registrados en la matrícula oficial de un año determinado y que no se encuentran en la matrícula del año siguiente. 

Cuando se desagregan los datos, resulta especialmente llamativo que los establecimientos educacionales de administración delegada (que son todos técnico-profesionales) y los particulares pagados son los que presentan mayores tasas de desvinculación (2.9% y 2.8% respectivamente) y, de acuerdo al nivel, la educación media técnico profesional presenta mayores tasas de desvinculación en comparación a la educación media científico humanista (2.8% versus 1.8%) y en comparación a la educación básica (1.5%). 

Adicionalmente, las tasas de estudiantes desvinculados más elevadas se encuentran en el quintil más vulnerable y en el menos vulnerable, ambos con un 2%, y sorprendentemente se destaca un aumento significativo en la tasa de desvinculación del quintil de nivel socioeconómico más alto, comparado con 2022, pasando de 1,3% a 2,0%. Esto está en línea con el dato de que las comunas que presentan mayores tasas de desvinculación son Vitacura (8,2%), Colina (4.9%), Las Condes (3.0%), Ñuñoa (2.9%) y Santiago (2.6%). 

¿Qué está pasando? Una pista pueden darla las cifras relativas a la inscripción en exámenes libres, que ha experimentado un crecimiento de casi cuatro veces en la última década. Este año, de los más de 50 mil estudiantes desvinculados del sistema escolar 16.456 están inscritos en exámenes libres. Dicho de otra forma, 1 de cada 4 estudiantes desvinculados dan exámenes libres, por lo que no necesariamente han interrumpido su proceso de aprendizaje. De ellos, 11.080 (2 de cada 3 familias) declara que lo hicieron por motivos de estudio en instituciones privadas sin reconocimiento oficial (como homeschool, escuelas libres o fundaciones que entregan distintas provisiones educativas), lo que podría estar explicando las altas tasas de desvinculación en los sectores con mayores recursos. 

Entonces tenemos hoy de 2 tipos de estudiantes desvinculados, unos que continúan sus procesos de aprendizaje fuera del sistema educativo, y otros que fueron excluidos completamente de sus procesos educativos. El segundo grupo es muy preocupante si tenemos en cuenta que son más de 37 mil estudiantes los que han interrumpido completamente sus estudios. Estos últimos son un punto ciego para la política pública, por lo que la caracterización de los estudiantes desvinculados es clave para saber dónde concentrar los esfuerzos de revinculación.

Ante este escenario es crucial reflexionar respecto a dos temas importantes e instalar esa discusión tanto en la política pública como en las escuelas. Por un lado, cómo reencantar a las y los estudiantes y sus familias con la educación y dotarla de sentido para sus proyectos de vida y para el bien común. Por otro, cómo incorporar y regular en el sistema formal a los establecimientos y proyectos que hoy quedan fuera pero que, cada vez más, están siendo adoptados por las familias e identificar las razones para esto. Recuperar la educación como un proyecto nacional y para todas las personas debiese ser hoy una prioridad de Estado.

 

_____

Fuentes:

Mineduc (22 de noviembre de 2023). Mineduc presenta las cifras oficiales de asistencia y desvinculación 2023 y avances en las medidas para la reactivación educativa

Leave a Reply